sitgesvida

La Noche de Premios Sitges destapa un 2014 con importantes novedades culturales

La velada homenajea a los premiados y el Alcalde, Miquel Forns, anuncia que comenzarán las obras del Prado, se abrirán los museos y habrá una programación teatral estable.
La decimosexta edición de la Noche de Premios Sitges llenó el teatro del Prado de premiados, amigos, familiares y ciudadanos que no quisieron perderse esta noche de distinciones. La velada, también sirvió para hacer importantes anuncios de cara al 2014. El Alcalde, Miquel Forns, anunció que el próximo año comenzarán las obras de rehabilitación del teatro del Casino Prado, precisamente el escenario que ha acogido la Noche de Premios 2013. Forns especificó que «habrá una aportación de 300.000 euros para arreglar el tejado», que es una parte fundamental y urgente de actuar para preservar el edificio. El alcalde de Sitges también aprovechó para explicar que «en 2014 debe ser también el año de la inauguración de nuestros museos tras las obras de reforma y también será el año en el que volvemos a disfrutar de una programación estable de teatro».
El espectáculo de la Noche de Premios de este 2013 fue creado por Florenci Salesas, que quiso jugar con el canto coral hecho en Sitges, la música electrónica evocando la universalidad y la música de chirimías referenciando la tierra más cercana. Josep Milan, a través de unos juegos de texturas de colores en agua también fue un eje de continuidad entre premio y premio, después de que el arranque de la gala la protagonizara una gran red de pescadores donde varios niños dejaban atrapados pañuelos característicos de diversas culturas. La presentadora del acto, Anna Grimau, condujo la noche y explicó que la red de pescadores, con los pañuelos colgados, simbolizaban el Sitges que atrapa gente procedente de diversas culturas del mundo.
La concejala de Cultura, Mireia Rossell, también quiso felicitar a todos los premiados y agradeció el trabajo constante de ciudadanos anónimos y de entidades que trabajan para enriquecer el tejido cultural de Sitges. Rossell hizo balance del trabajo de apoyo a las iniciativas locales: «Hemos querido dar un impulso a la música volviendo a tener un festival de Jazz propio, hemos querido dar más espacio a la danza acogiendo a todas las escuelas y grupos de danza en participar de una semana dedicada a esta disciplina, hemos visto renacer La Xermada y recientemente finalmente después de años de espera ya tenemos el cuarto volumen de «Historia de Sitges». La concejala de Cultura también indicó que «se ha podido rendir homenaje a pintores de prestigio presentes en nuestra historia local y que se merecían recuperar su memoria artística en el calendario expositivo local». Finalmente, Mireia Rossell mencionó el arranque de la Comisión de 1714 y de la universidad de artes escénicas IAB como dos grandes hitos del último año.
La entrega de premios comenzó con el cuarto premio Josep Maria Jornet de fotografía, que fue para Jordi Surià y Guillaumes, por su papel al frente de la sección fotográfica del Patronato de Acción Social y Católica, entre 1959 y los años ochenta. Jùlia Piqué se llevó el XXXII premio Josep Carbonell y Enero para un estudio, precisamente, sobre las diferentes asociaciones dedicadas a la fotografía que ha habido en Sitges.

Teresa Diego recogió el XXVII Concurso de pintura Sanvisens con su obra Quants en vol?, realizada con pigmentos sobre poliéster y betún de Judea en polvo. El XVII Concurso de escultura Pere Jou fue para Manuel Morales, con su obra Pedra, realizada con piedra y plomo .

El chef sitgetano Valentí Mongay fue el ganador del XXXVIII Premio Trinidad Catasús, entregado por los periodistas y comunicadores vinculados a Sitges, que reconocieron en Mongay la militancia, desde Sitges, para transformar la cultura alimentaria a través del movimiento internacional Slow Food. El premio, en forma de cuadro, fue una creación de Vicki Gallardo y Edu Sentís. Acto seguido se reconoció el trabajo periodístico y como autor de varios libros de montaña del periodista Joan Tutusaus, que se llevó la XLI Pluma de Oro.
La entrega de premios se cerró con las dos distinciones especiales, en forma de pequeña escultura del artista Pilar Mena. La primera en subir a recoger esta decimosexta Distinción fue Lola Vilalta, reconocida por su trabajo en la dinamización de la danza y el ballet. Vilalta hizo un emotivo repaso a su trayectoria, sobre todo en la faceta de maestra de tantísimos alumnos que han pasado por sus clases.
Àngels Andreu también se hizo merecedora de este XVI premio de Distinción especial, por su labor como propietaria y fundadora de la galería de arte Ágora 3, un punto de referencia en el arte desde los años sesenta.
La fotografía de familia, con todos los premiados, y un pequeño refrigerio, cerraron la XVI Noche de Premios Sitges, en el teatro del Casino Prado. En la misma sala, se pudo adquirir el nuevo volumen de la Historia de Sitges y la nueva edición de la revista de cultura popular La Xermada, que a partir de ahora se venden en las librerías sitgetanas .

Versión optimizada para pc de esta página, ver página original.