sitgesvida

Sitges se adhiere a la propuesta del municipalismo catalán para afrontar la crisis derivada del coronavirus

Sitges se adhiere a la propuesta del municipalismo catalán para afrontar la crisis derivada del coronavirus

La Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACM) y la Federación de Municipios de Cataluña (FMC) han presentado un paquete de propuestas para hacer frente, desde los municipios, a la crisis social y económica causada por la Covid-19

Sitges se adhiere a la propuesta elaborada por el mundo municipal catalán (a través de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas y la Federación de Municipios de Cataluña) para reactivar social y económicamente los municipios después de la pandemia del Covid-19.
El documento, en formato de decálogo, plantea 55 medidas concretas a efectuar por parte de todas las administraciones con el objetivo de reforzar el sistema sanitario, abordar la crisis social y las necesidades de las personas más vulnerables, y hacer frente a la crisis económica .
En el ámbito sanitario, el municipalismo catalán apuesta por la prevención contra la pandemia (también ante posibles brotes futuros), mediante los tests masivos, el mantenimiento del confinamiento, con la línea de lo que piden los expertos epidemeològics, y el refuerzo del sistema sanitario , tanto en cuanto a los profesionales, quienes deben disponer de equipos de protección, recursos y reconocimiento, como los pacientes, incorporando las residencias al sistema de salud, para mejorar la coordinación, la atención y la transparencia en la gestión .
En cuanto a la crisis social, el decálogo propone el establecimiento de un plan de contingencia social que priorice los colectivos más vulnerables al tiempo que centra la atención en la prevención de la derivada social y laboral del previsible incremento de paro y situaciones de precariedad, en el ámbito familiar, menores y de dependencia, con el fin de anticiparse a las necesidades de las personas que más sufren. En definitiva, el decálogo municipalista pide reorientar todas las políticas públicas en la atención social y la generación de empleo, estable segura y de calidad, por no cronificar la crisis social, tras la sanitaria. En este sentido son especialmente sensibles las políticas de vivienda social, con la suspensión de los desahucios y las ayudas para hacer frente al pago de suministros, hipotecas y alquileres, entre otros.
Y finalmente, en el ámbito de la crisis económica, el municipalismo catalán reclama la flexibilización de la regla de gasto, para que las administraciones locales puedan utilizar su superávit para combatir la crisis con políticas expansionistas y anti-cíclicas, la suspensión del pago de los impuestos, tasas y tributos, así como la preservación del tejido productivo, PYMEs, autónomos y puestos de trabajo, a fin de acelerar la salida de la crisis y la reactivación económica.
Todo ello al tiempo que se apuesta decididamente por incorporar las TIC como un derecho y servicio esencial, al mismo nivel que la electricidad, el agua o el gas, tal y como ha demostrado el confinamiento decretado para frenar la pandemia, y la reactivación de sectores tan estratégicos como la cultura o el deporte, fuertemente castigados por el paro y el aislamiento social.

Enlace al Decálogo para la recuperación socioeconómica de los municipios de Cataluña

Versión optimizada para pc de esta página, ver página original.