sitgesvida

La Escuela Miquel Utrillo se introduce en el mundo de los emprendedores

utrillo

Los dos grupos de 5 º de primaria crean dos cooperativas para sacar adelante dos proyectos empresariales

La escuela sitgetana participa de la progresiva implantación del proyecto Cultura emprendedora. Este año, los pioneros en Sitges son ambos grupos de quinto de la escuela Miquel Utrillo que se han planteado el reto de crear dos cooperativas para materializar dos proyectos de negocio. La campaña está financiada por la Diputación, con el apoyo de un técnico municipal y la colaboración de las concejalías de Empresa y Empleo, así como la concejalía de Educación. El alcalde de Sitges, Miquel Forns, y la concejala de Enseñanza, Vinyet Lluis, han recibido este martes en el Salón de Plenos del Ayuntamiento la cincuentena de miembros de las cooperativas escolares, a quienes animó a aprender los valores de la emprendimiento.

Los alumnos del Miguel Utrillo han desarrollado una cooperativa que se llama Kos-ko-ron, pensada para reciclar juguetes usados ​​y prepararlas para volverlas a vender, además de hacer creaciones propias como pulseras y llaveros. Entre el grupo, decidieron el nombre de la empresa, hicieron unos estatutos con las normas que deben cumplir, decidieron cuál sería su trabajo, votaron los cargos, crearon un logotipo, una web y un correo electrónico y delimitaron las funciones de cada uno. Los niños y niñas también han tenido que solicitar un NIF de su cooperativa haciendo los trámites oficiales correspondientes e incluso elaborar los documentos para obtener un crédito, todo con el apoyo de los docentes y la ayuda de técnicos especializados. El trabajo cumple con una parte de responsabilidad social, de manera que parte del beneficios se prevén destinar a acciones sociales, como el proyecto de reintroducción y protección de la tortuga mediterránea en el Parque del Garraf. Precisamente, el logotipo elegido para la cooperativa es una tortuga y mañana viernes 19 de abril, recibirán la visita a la escuela de un técnico de la Diputación para explicarles este proyecto medioambiental.

La otra cooperativa que ha surgido en Miquel Utrillo se llama EMU, jugando con las iniciales del centro y el nombre del animal (que es el logotipo de la empresa), ha creado un juego de la oca personalizado en Sitges. Han hecho el diseño del juego basado en el juego tradicional han realizado las fotografías de los espacios que quieren que sean las casillas y actualmente están en el proceso de hacer los soportes para el juego. Esto implica el cálculo de los materiales y costes, el proceso de confección, el embalaje … todo como una empresa real. Las normas del juego también se han adaptado a Sitges y crea pareados como «de dragón en dragón y tira para te ha tocado» para avanzar casillas.

Los productos que las dos cooperativas están diseñando se podrán adquirir el 25 de mayo en una pequeña parada que instalarán en el Cap de la Vila. Posteriormente, todos los proyectos que se hayan desarrollado en la provincia de Barcelona de las diferentes escuelas se presentarán en la Feria del Emprendedor BIZ Barcelona.

Los dos proyectos cooperativos de Miquel Utrillo se realizan dentro de las horas lectivas escolares y el trabajo curricular se adapta a los contenidos de la empresa, de forma que las matemáticas, la lengua o la plástica sirven para aprender todas las cuestiones relacionadas con el emprendimiento.

El próximo curso, una segunda escuela añadirá al Miquel Utrillo en esta experiencia y se prevé que en cuatro años todos los escolares de quinto de Sitges participen de este proyecto que también se quiere acabar implantando en toda Cataluña. El objetivo es mejorar el desarrollo integral de todas las competencias básicas necesarias para el futuro de la sociedad, siguiendo directivas europeas.

Este curso, 14 centros de Cataluña desarrollan el proyecto Cultura Emprendedora en la Escuela. Un proyecto avalado por la experiencia de la comunidad de Asturias, que trabaja desde hace años con estas herramientas que otros países europeos ya desarrollan con éxito y promueven cambios en las actitudes de los jóvenes estudiantes. Para iniciar el proyecto en las aulas, al personal docente de los centros y técnicos locales tuvieron que hacer una formación específica en la Escuela Industrial de Barcelona, ​​acreditada por el Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Catalunya.

Versión optimizada para pc de esta página, ver página original.