El Ayuntamiento de Sitges endurece las sanciones a los pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento de Sitges endurece las sanciones a los pisos turísticos ilegales

El departamento de Disciplina y Sanciones ha impuesto una multa doble de 36.000 euros, que deberá asumir respectivamente la propiedad y la gestora del inmueble. Actualmente se trabaja en la tramitación de 22 expedientes.

Se han interpuesto dos denuncias, de 12.000 y 18.000 euros respectivamente, a pisos turísticos ilegales en el barrio del Poble Sec.
La revisión de más de 4.000 anuncios desvela un cambio de tendencia y una reducción de la cifra de Viviendas de Uso Turístico estimada hasta el momento.

El Ayuntamiento de Sitges ha interpuesto una sanción doble de 36.000 euros, la más alta hasta el momento, que deberá asumir tanto el propietario como el gestor de un piso turístico ilegal identificado en el paseo Marítimo. Los trabajos de rastreo e investigación realizados por el departamento de Disciplina y Sanciones han permitido detectar viviendas comercializados por agencias o profesionales del sector, a pesar de ser conscientes de que no disponen de licencia legal para desarrollar una actividad como vivienda turística. Ante esta realidad, la línea punitiva del departamento de Disciplina y Sanciones abrir esta vía de sanción doble, que pone al mismo nivel tanto a propietarios como gestores de Viviendas de Uso Turístico (HUT) ilegales, de forma que cada una de las dos partes implicadas en la comercialización de pisos turísticos sin licencia deberán asumir respectivamente el importe de las sanciones.
Aparte de esta sanción, el Ayuntamiento ha interpuesto dos más a propietarios que explotaban pisos turísticos sin licencia en el barrio del Poble Sec, por valor de 12.000 y 18.000 euros respectivamente. Desde el inicio de los trabajos de inspección se han tramitado un total de 9 sanciones, y en total hay 22 expedientes sancionadores.
La cifra incrementará gradualmente gracias a la revisión de 4.031 anuncios de pisos turísticos anunciados en diferentes portales. Las investigaciones han permitido localizar 41 HUT ilegales confirmados, y 110 que se encuentran en proceso de validación para que no se han podido concordar con una licencia legal. Se continúan monitorizando 43 que no se han podido identificar por falta de datos e indicadores que permitan su detección, y 1.460 se encuentran inactivos, es decir, anuncios publicados en las plataformas que no permiten acceder a la reserva. En estos casos las causas pueden ser por las restricciones de movilidad y las afectaciones a la actividad turística para la Covid-19, la comercialización del piso en periodos concretos y no durante todo el año, o que realmente han sido retirados del mercado.
Aunque aún no se puede confirmar la cifra exacta de HUT ilegales que operan en Sitges, el análisis ha desvelado un incipiente cambio de tendencia. El concejal de Sanciones y Actividades, Guillem Escolà, se ha mostrado satisfecho porque «el trabajo del departamento de Disciplina y Sanciones no sólo está sirviendo para castigar a los HUT ilegales, sino también para afinar cuál es la realidad de esta actividad a Sitges «. La actual situación de parada provocada por la Covid-19 y la línea de actuación municipal ante los HUT ilegales «ha hecho disminuir», explicó Guillem Escolà, «la bolsa existente, ya que muchos propietarios que no disponían del su piso legalizado la han empezado a ofrecer para alquiler estable y residencial «. Sin embargo, el concejal de Promoción Económica ha garantizado que «desde el Ayuntamiento seguiremos trabajando para luchar contra esta situación tipificada como grave por la Generalidad de Cataluña».
El rastreo digital de pisos turísticos ilegales en Sitges ha servido para detectar también 1.391 anuncios relacionados con una licencia; 591 verificados como legales; 127 duplicados de otros detectados, y 268 HUT exentos o fuera de jurisdicción para que se encuentran, por ejemplo, dentro de la concesión de los puertos. De cara al 2021, el Ayuntamiento prevé añadir a la detección informática inspecciones presenciales.
Las investigaciones para localizar HUT ilegales se realizan en todo el término municipal, aunque la incidencia es mayor en los sectores donde la proliferación de esta práctica tiene más impacto como el Casco Antiguo, Aiguadolç, Vinyet y Terramar, o el Poble Sec. Se consideran HUT ilegales aquellas viviendas cedidos por su propietario a terceros, directa o indirectamente, a cambio de una contraprestación económica, para una estancia de temporada en un periodo de tiempo igual o inferior a 31 días y en condiciones de inmediata disponibilidad sin la correspondiente licencia.
De las sanciones interpuestas hasta el momento, sólo ha presentado alegaciones el titular de la primera (de 21.000 euros a un HUT ubicado en el Casco Antiguo). La administración local prevé la desestimación del recurso porque dispone de pruebas de la intencionalidad de la propiedad, a quien le había sido denegada la solicitud de licencia para piso turístico y decidió comercializarlo de forma ilegal. El importe de las sanciones se regula a partir de catorce ítems diferentes, entre los que la reincidencia, que puede derivar en el precinto de la vivienda durante un periodo determinado, además de la correspondiente sanción económica.

El sistema de detección y sanción
El sistema de detección funciona a través de un software, especializado en la detección de HUT ilegales. El programa permite hacer un rastreo digital de la actividad a lo largo y ancho de todo el término municipal y, a partir de datos comparativos, detectar qué viviendas operan sin licencia. Los resultados se añaden a las viviendas sin habilitación detectados por el Ayuntamiento o gracias a la colaboración ciudadana para denuncias vecinales.
La Generalitat de Cataluña era quien tramitaba las sanciones hasta ahora, por un importe máximo de hasta 12.000 euros. En la actualidad, la limitación de los HUT al 9% del total de las viviendas existentes en el municipio que marca el Plan Urbanístico, la ampliación del departamento municipal y la contratación de empresas externas especializadas, dota a la administración de las herramientas para incidir en acciones que permitan reducir esta actividad.
Las sanciones por la explotación de HUT ilegales pueden alcanzar los 60.000 euros, según la valoración de catorce ítems que el departamento de Servicios de Disciplina y Sanciones aplica en función de cada expediente. Estos valoran aspectos como la intencionalidad o la reincidencia, los perjuicios causados ​​a los usuarios turísticos y el número de afectados, el beneficio ilícito obtenido o la cantidad de alojamientos turísticos comercializados de forma ilegal.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: