El Ayuntamiento de Sitges impulsa medidas para reducir la presencia de plásticos en el mar

El Ayuntamiento de Sitges impulsa medidas para reducir la presencia de plásticos en el mar

La embarcación de limpieza de plásticos en el litoral vuelve esta temporada establecida como un servicio fijo, y lo hace con una ampliación de los días y la frecuencia de recogida. La temporada anterior se recogieron 114 kilogramos de basura, de los cuales el 95% eran plásticos y han servido para elaborar equipamiento textil para las brigadas municipales.

En la lucha contra los residuos plásticos, se instalarán de nuevo boyas para filtrar microplàstics y se inicia una prueba piloto para que una playa familiar sea libre de humo.

Tras los resultados obtenidos la temporada anterior, este verano una embarcación de limpieza de residuos en el mar navegará de nuevo al litoral de Sitges. Lo hará con una ampliación de la frecuencia y el tiempo de actuación, en relación al verano pasado, y establecida como un servicio fijo anual de la temporada de playas para preservar la calidad del agua. Si en 2020 funcionó los meses de julio y agosto, con una periodicidad intermitente (un día sí un no), en verano de 2021 el servicio será del 15 de junio al 15 de septiembre, seis días a la semana, seis horas al día. El concejal de Playas, Guillem Escolà, asegura que «es una acción necesaria para mantener limpia nuestra costa y ofrecer un mejor servicio a las playas, pero también para evitar que estos residuos dañen la fauna y la flora del litoral de Sitges». Además de los valores cualitativos y medioambientales, «con los plásticos recogidos promovemos la economía circular», como explicó Guillem Escolà, «porque los hemos convertido en ropa que próximamente vestirán las brigadas de playas».

El verano de 2020 el servicio recogió 114 kilogramos de basura, de los cuales el 95% eran plásticos, que se han transformado en textil para fabricar equipamiento para las brigadas municipales. El Ayuntamiento distribuirá entre sus trabajadores 48 camisetas de manga corta y 24 de manga larga, fabricadas con un 75% del plástico recogido en el litoral de Sitges y un 25% de algodón también reciclado. La previsión es que en junio se produzcan 60 piezas más, con una empresa de proximidad que hace uso procedimientos con el menor impacto ambiental posible.

De la playa de las Botigues en la Cala Chica, la embarcación recoge los residuos que flotan hasta un metro de la superficie, y que pueden acabar hundidos en el mar o en los espigones, donde se reducen a microplàstics y devuelven de nuevo al mar . Con una capacidad de recogida de 27.000 m2 / hora, el sistema mecánico de la embarcación, formado por dos brazos hidráulicos, puede recuperar del mar alrededor de 25 kilogramos de basura diaria, que deposita en contenedor ubicado en cubierta. De combustión sostenible, funciona principalmente con gas GLP, motores ecológicos, que ahorra la emisión de 414 kilogramos de CO2 a la atmósfera.

Puntos limpios de recogida selectiva y boyas submarinas

La lucha municipal contra los plásticos se materializará también con la ampliación de los puntos limpios de recogida selectiva en las playas, que pasan de 23 a 35, y con la instalación una veintena de boyas submarinas que absorben microplàsticos, con un sistema que permite filtrar el agua marina y contener las partículas con diámetros superiores a 5 milímetros.

El verano pasado se colocaron 17 boyas equipadas con redes en el interior, a lo largo de la costa, a unos 200 metros de distancia de la playa. El estudio con los resultados obtenidos del servicio la temporada 2020, ha desvelado que cada boya ha filtrado una media de 19,67 microplàstics, con una medida promedio de 2,51 milímetros y de entre 1,1 y 3 mil · milímetros en un 60,17% de los casos, lo que explica por qué pueden llegar a ser casi invisibles para los bañistas. Guillem Escolà ha explicado que «es necesario que conocemos que hay en nuestro mar. Los microplàstics son un grave problema medioambiental y también de salud, ya que se convierten en alimento para especies que son de consumo humano. Queremos hacer visible esta realidad en Sitges, ya que como determina el estudio son tan pequeños que no los vemos pero están ahí, y es preocupante, sobre todo en el Mediterráneo, una de las zonas más afectadas del mundo, según los expertos «.

Los residuos se han clasificado en microplàsticos negros (de origen incierto), podrían ser restos de material de uso marítimo o industrial); transparentes o blancos de espesor bajo (flexibles) y de espesor alto (rígidos), procedentes de envases, productos alimenticios o envoltorios; blancos (textura esponjosa, posiblemente poliestireno); hilos de nylon, procedente de las redes de pesca; residuos plásticos redondos (origen incierto), y microplàstics de colores, resultado de la degradación de estructuras plásticas de gran envergadura. Estos últimos son los más comunes de la muestra estrecha en Sitges.

La problemática de los microplàsticos acentúa en las poblaciones turísticas, ya que se tiende a generar más residuos sólidos para que provoca un uso más intensivo de los productos de un único uso. El Ayuntamiento estudia la reducción de plásticos en la costa con acciones y propuestas para reducir el consumo.

Sitges inicia una prueba piloto para convertir una playa familiar en libre de humo

La Concejalía de Playas trabaja en la modificación de la ordenanza municipal que permitirá convertir una playa familiar en libre de humo, en una prueba piloto que en caso de obtener los resultados esperados se podrá ampliar a otras playas en próximas temporadas.
El concejal de Playas, Guillem Escolà, explicó que «esta propuesta tiene la doble voluntad de preservar el medioambiente y mantener el litoral de Sitges neto de colillas de cigarrillo, al tiempo que se promueven hábitos saludables entre los lugareños, turistas y visitantes».

El verano pasado se instalaron ceniceros de pie en los accesos de la playa San Sebastián para invitar a las personas fumadoras a depositar las colillas antes de pisar la arena. Este verano, el servicio de ceniceros ampliará a otras playas y se implementará progresivamente los próximos años en todos los accesos. Paralelamente, este verano se volverán a distribuir ceniceros biodegradables tanto en los chiringuitos de las playas como en la Oficina de Turismo.

Las colillas, producidas en gran parte por plástico, son un elemento altamente contaminante que representa el 40% de los residuos que se encuentran en el Mediterráneo, según la ONG Surfrider Foundation. El tabaco y, por tanto, los filtros de los cigarrillos, contienen más de 7.000 sustancias químicas, algunas potencialmente cancerígenas para el ser humano. Las colillas enjuagar estos residuos en el ecosistema y son un peligro para las especies animales que pueden ingerirlas.

Diferentes estudios certifican que el proceso de desintegración completo de cada filtro puede llevar hasta doce años y en este tiempo de vida puede llegar a contaminar hasta 10.000 litros de agua. Según datos del último informe de Ocean Conservancy, dos tercios de los cigarrillos que se fabrican en todo el mundo, más de 5,6 billones, acaban en el mar y los océanos.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: