El consejero Germà Gordó preside el encuentro anual de los jueces de Paz de Cataluña celebrada el sábado en Sitges

Foto Família1El Alcalde de Sitges, Miquel Forns, destaca la importancia que tienen los Ayuntamientos «para proteger y salvaguardar estas instituciones, porque representan una forma de mostrar la justicia de base». El juez de Paz de Sitges, Fermí Gravulosa, recibe una distinción en reconocimiento a su larga trayectoria.

La Asociación Catalana en Pro de la Justicia homenajeó sábado los jueces de Paz de Cataluña con más de 20 años de trayectoria junto la asociación, en un acto que tuvo lugar en el Hotel Calípolis de Sitges. Entre los homenajeados, el juez de Paz de Sitges, Fermí Gravulosa, recibió la distinción.
El acto fue inaugurado por el Alcalde de Sitges, Miquel Forns, y fue presidido por el consejero de Justicia, Germà Gordó. La entrega de distinciones contó también con la asistencia de Mercè Pigem, vocal del CGPJ (Consejo General del Poder Judicial); Xavier Ten, presidente de la Asociación Catalana en Pro de la Justicia; y Josep Xavier Hernández, director del CEJFE (Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada).
El Alcalde de Sitges destacó la importancia de la labor de los ayuntamientos «para proteger y salvaguardar estas instituciones, porque representan una forma de mostrar la justicia de base. Tenemos que trabajar juntos para encontrar soluciones y respuestas a los aspectos que más preocupan a los jueces de paz, como el futuro de la gestión del registro civil o la modificación de la demarcación y planta judicial, porque son una figura esencial del sistema».
Miquel Forns reconoció la labor de Fermín Gravulosa, «una persona firme, apasionada por el trabajo que desarrolla y con una vocación de servicio que, como muchos otros jueces de Paz, desarrolla de forma altruista».
Por su parte, el Consejero de Justicia felicitó el gran trabajo hecho desde los 898 juzgados que hay en Cataluña, a través de los cuales se abrieron 500.000 expedientes en el año 2013.

La figura del juez de paz nació como el escalón de justicia más cercano al ciudadano y, a pesar de no tener necesariamente una formación jurídica específica, el papel de los jueces de paz es fundamental, por su proximidad con la ciudadanía y porque se convierten en un punto de mediación.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.