Una intervención de mejora permite consolidar los muros interiores de Can Falç

Una intervención de mejora permite consolidar los muros interiores de Can Falç

A finales de año se harán trabajos arqueológicos para encontrar nuevos restos del pasado romano de Sitges.

Durante las últimas semanas se han llevado a cabo los trabajos de reforma y reparación de varios muros de tapia del interior de Can Falç, con el objetivo de mantener en condiciones el emblemático edificio de la Ribera, antes de llevar a cabo la segunda parte de su rehabilitación. Esta segunda parte se ejecutará a lo largo del 2020 y es previa a realizar trabajos arqueológicos, que están programados para finales de año.
La intervención ha consistido en la reparación y el revestimiento de los muros de tapia del ala oeste de la planta baja, que se dejaron vistos en las obras de acondicionamiento de hace cinco años. En ese momento pareció interesante dejar vistos los paramentos construidos en el siglo XVII con capas de tierra y mortero de cal, pero con el tiempo se ha visto que este tipo de muros, que siempre iba cubierta de cal, pierden consistencia rápidamente cuando quedan expuestos al aire.

La actuación comenzó en el mes de diciembre y termina esta semana. Los trabajos se han centrado en la consolidación de las paredes, para ganar consistencia, y la recuperación de su revestimiento con mortero de cal.

Próximamente, está previsto que el Consorcio del Patrimonio de Sitges emprenda el desmontaje de todo el forjado del ala oeste, actualmente apeado, para reconstruirlo idéntico al original en su aspecto, pero con la resistencia necesaria para un uso público. Se recuperarán y volverán a utilizar los pavimentos originales.

Hecho esto, será posible retirar el apeo y eliminar los tabiques modernos y piezas de carpintería metálica que se instalaron en los años setenta y ochenta del siglo pasado.

Cuando el ala oeste esté asegurada y saneada, está previsto llevar a cabo trabajos arqueológicos con el objetivo de encontrar nuevos restos del pasado romano de Sitges, ya que en esta zona los pavimentos de los siglos XVI y XVII recubren directamente pavimentos romanos. Can Falç se sitúa en el ángulo de la villa medieval de Sitges, ya su alrededor se han encontrado restos romanos.

El edificio de Can Falç está gestionado por el Consorcio del Patrimonio de Sitges, una vez lo cedió la Diputación de Barcelona, ​​última titular, en el Ayuntamiento, en el año 2015. La primera fase de la rehabilitación permitió consolidar la estructura y reparar la planta baja. La siguiente fase se llevará a cabo este 2020.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.