«Yo soy Bruno, surrealista» en Miramar

bruno
La muestra se inaugura el viernes en el Edificio Miramar de Sitges a las 19 horas y presenta unas 130 obras del artista, desde los primeros bodegones hasta las composiciones más surrealistas, cedidas por la familia y por particulares Sitges.

La obra de Juan José Francisco Ferret i Farreras Bruno se expone en el Edificio Miramar de Sitges con el título Yo soy Bruno, surrealista. 1921 – 2000. La muestra, que se instala en la primera planta del edificio y se inaugurará el viernes 23 de enero a las 19 horas, presenta un conjunto de unas 130 obras, cedidas principalmente por su familia pero también por particulares de Sitges, que van desde los bodegones iniciales hasta los últimos trabajos surrealistas.

Sus cuadros, de gran fuerza y contenido onírico, muestran la concepción artística de Bruno, detallista y conjuntada, y que enseña el universo interior de un hombre fantasioso y con un elevado conocimiento de la técnica pictórica. A pesar de ser posterior al auge de la pintura surrealista, su trabajo se ha equiparado a artistas para él referentes como Magritte, Tanguy y Salvador Dalí, artista que influenció en la obra de Bruno. Las bolas y formas redondeadas, «como el planeta o las gotas de agua», en palabras del propio Bruno, llenan los espacios de sus creaciones, donde todo tiende a la rodonita. El arte de Bruno es enigmático y fantástico.

Antes de adentrarse en el surrealismo, Bruno pasea también por otros estilos como los bodegones y las flores, que trabaja de forma muy académica.

La recopilación de toda esta trayectoria es lo que se podrá ver en Miramar hasta el 5 de marzo. Según la concejala de Cultura, Mireia Rossell, «la deuda con Bruno era importante, y la exposición para la que se ha trabajado pretende ser el homenaje expositivo más grande que se le haya hecho nunca. Reunir cerca de un centenar de obras, recopilar su vida y su historia por primera vez, poniendo no sólo documentación sino también anécdotas y recuerdos de palabra sobre el papel, escribiendo su biografía por primera vez, ha sido un trabajo cuidadosa y necesaria «.

Biografía

Prácticamente autodidacta y sitgetano de nacimiento, Bruno (1921-2000) tuvo una vida marcada por importantes sucesos que influyeron en su desarrollo artístico. Desde muy pequeño pintó todo lo que se le pone delante y recibe las primeras lecciones de la mano de los profesores Magí Casanovas.

Después de una vida captada por la Guerra Civil, Bruno marcha clandestinamente en Francia, donde es detenido e internado en un campo de refugiados. Poco después consigue ser liberado, gracias a un influyente Sitges, y retorna en Sitges en 1945, donde se casa y tiene dos hijas. En 1952 realiza su primera exposición en la sala del cine Rialto, un punto de inflexión que lo lleva a comprometerse con su afición artística. En 1953, afectado por la tuberculosis, pasa un año en la cama sin abandonar la pintura. A partir de su recuperación expone algunas de sus obras en escaparates de tiendas de Sitges y colabora con otros artistas como Pruna.

En 1955 tiene lugar la primera gran exposición en la Sala Pallarès de Barcelona, por la que recibe duras críticas que provocan en el artista una decisión: pintar con su estilo característico, muy cercano al surrealismo. En 1958, una exposición en la Sala Biosca de Madrid lleva a la crítica a considerar la pintura de Bruno como una aportación seria al surrealismo español.

Comienza una etapa de gran actividad artística con numerosas exposiciones y Bruno traspasa las fronteras para empezar a realizar muestras internacionales, que lo llevan a conocer la Dorrit Andersson, una sueca que le robará el corazón. Huyendo de un matrimonio deteriorado, Bruno escoge una nueva vida para la que tiene que cambiar de identidad. La época en Suecia será la más productiva de su carrera. A pesar de la distancia, el artista no pierde el vínculo con Sitges y, en los primeros años de la década de los setenta, Bruno. y su familia hacen cortas estancias veraniegas en Sitges. Es a partir de 1973, se instal.la nuevamente de manera definitiva.

Durante los últimos años de su vida, la actividad artística de Bruno no desfallece y continúa participando en numerosas exposiciones tanto en Sitges como en el extranjero.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.