CatalanChinese (Traditional)DutchEnglishFrenchGermanItalianJapanesePortugueseRussianSpanish

La Biblioteca Santiago Rusiñol de Sitges abrirá puertas la primera mitad del 2018

bibliotecaLa Biblioteca Santiago Rusiñol abrirá puertas durante la primera mitad del 2018

El edificio se dota estos días del equipamiento informático necesario para gestionar el fondo de más de 56.000 piezas y tiene a punto el sistema de climatización, así como la nueva configuración arquitectónica para cumplir los criterios de accesibilidad y movilidad.

La Biblioteca Santiago Rusiñol abrirá puertas durante la primera mitad de 2018, según anunció el alcalde de Sitges, Miquel Forns, durante la Noche de Premios Sitges, celebrada el pasado viernes. Forns manifestó en su discurso que la sociedad civil sitgetana “es inquieta, dinámica y muy comprometida con la cultura y con Sitges. Como Ayuntamiento tenemos que dar respuesta a toda una serie de demandas que la crisis económica y social han mantenido paradas durante los últimos años, especialmente en cuanto a las infraestructuras públicas y equipamientos culturales. Hoy quiero anunciaros que este tiempo de espera toca a su fin y que los esfuerzos de los últimos años empiezan a dar sus frutos “.

La concejala de Cultura, Tradiciones y Fiestas, Rosa Tubau, también habló sobre la reapertura de la biblioteca durante la gala. Tubau manifestó que “por fin disponemos de una biblioteca digna del siglo XXI en un edificio de elevado valor histórico y patrimonial. Pocos municipios pueden decir lo mismo”. Para la concejala, la reapertura “supone una clara mejora en unas instalaciones que habían quedado obsoletas”.

La biblioteca está dotando del equipamiento informático necesario para gestionar un fondo local y patrimonial que supera las 56.000 piezas, además de dotarse de mobiliario y de sistema antihurtos, ya que todos los libros tendrán chips de seguridad. Paralelamente, se ha dotado de un sistema de climatización, unos trabajos que finalizaron el pasado mes de junio.

El edificio cerró puertas en 2013 para llevar a cabo las obras de supresión de las barreras arquitectónicas, unas actuaciones para adaptar el equipamiento a los criterios de accesibilidad y de movilidad. En este sentido, cuenta con rampas de acceso, ascensor y nuevas dependencias destinadas a servicios, aseos y almacenes. Además, las obras permiten recuperar algunas salas que anteriormente se encontraban en desuso y redescubrir elementos arquitectónicos de valor como las baldosas hidráulicas del suelo y los colores originales que mostraban las paredes en el momento de su concepción, hace 100 años.

Versión optimizada para móviles de esta página, Ver AMP Version.